martes, 15 de junio de 2010

COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

EL PROCESO DIDÁCTICO COMO PROCESO DE COMUNICACIÓN.

RESUMEN
Mgmedina.
Al comunicarnos establecemos algo en común con alguien, o con grupos de personas en forma interpersonal frente a frente o también a través de las nuevas tecnologías de comunicación en forma indirecta. La palabra comunicación proviene del latín communis, que significa común. La comunicación es pues la acción de poner en común, de ponernos de acuerdo para coordinar la acción. Es este sentido, los docentes debemos de tener claro el objetivo de la comunicación que establecemos en el aula.
Entendemos la comunicación como el conjunto de recursos personales, psicológicos y pedagógicos que un profesor o profesora utiliza o puede utilizar en su relación con el alumnado para establecer una buena comunicación cargada de sensibilidad y afectividad para ayudarle en su crecimiento personal.
Es muy amplia la gama de beneficios que tiene la comunicación como tal, para establecer mejores relaciones en las aulas con los alumnos, aunque es un poco complicado por lo numeroso que puede llegar a ser.
Con el simple hecho de brindar una sonrisa, una caricia, valorar el esfuerzo y el progreso, exaltar lo bueno, una mirada, una muestra de afecto, son todos elementos positivos, agradables dentro del proceso de comunicación en el aula; ya que el clima emocional y afectivo que existe en el salón de clases es decisivo para el éxito de los procesos de enseñanza y de aprendizaje.

Es muy importante agregar que en el proceso de comunicación los comportamientos no verbales juegan un papel fundamental; así aspectos como apariencia física, posturas, miradas, gestos, la calidad de la voz, el énfasis en algunas palabras, los silencios, pausas, el vestido, la proximidad, el manejo del espacio. Como docentes debemos de tomar en cuenta el impacto que tiene nuestra sola presentación física ya que esto se puede tornar en una desventaja. Considero que debemos de ser mucho muy cuidadosos más en estos aspectos no verbales que de los verbales que podemos transmitir a nuestros alumnos.
Hoy las comunicaciones invaden todas las esferas de la vida cotidiana del hombre. Pasamos de la tradición oral a la escrita y luego al uso de códigos tecnológicos, de modo que hoy día, la tarea educativa ante el predominio de los medios de comunicación, consiste en contribuir a la formación de perceptores críticos y creadores, capaces de asumir actitudes de reconfiguración, construcción y búsqueda del verdadero significado de las imágenes y símbolos en los que niños, jóvenes y adultos están inmersos, a fin de evitar que sean alienados y desubicados de la realidad. Coincide con el objetivo de la educación por competencias.
Como lo menciona Herbert Marshall Mcluham (1972), “toda tecnología tiende a crear un nuevo mundo circundante para el hombre”. Se podría decir que a partir de ello, el alumno tiene otra visión del mismo conocimiento.
Desde esta perspectiva, se torna necesario que los docentes reflexionen sobre cómo se da el proceso de comunicación, a fin de articularla con múltiples formas de expresión, desde el lenguaje propio, el de los otros, la informática, el de los medios de comunicación de masas, en fin, la comunicación en su totalidad.
Es importante entonces que los docentes hagamos un trabajo personal reflexivo en torno a las formas que tenemos o usamos para comunicarnos con nuestros alumnos, saber si realmente llega bien la información que pretendemos hacer llegar y sobre todo que haya una retroalimentación de por medio.
En el proceso de comunicación, tanto frente a frente como a través de los medios, intervienen los siguientes elementos: la fuente, el mensaje, el medio o canal, el destino y la retroalimentación, que son indispensables en la interacción que establecemos con nuestros alumnos día a día.
Quizá el más importante es el de la retroalimentación ya que a través de este se busca asegurar la eficacia del proceso comunicativo de forma bidireccional, es decir verificando la forma en que el destino recibe el mensaje y su apropiación. Juega un papel muy importante en la comunicación porque permite al docente conocer cómo se están interpretando sus mensajes tanto verbales como no verbales. Todas las manifestaciones posibles por parte del docente forman parte del proceso de retroalimentación para el alumno, como pueden ser las aceptaciones con movimientos de cabeza o bien los bostezos como signo de aburrimiento.

Es importante pues, considerar los elementos básicos que intervienen en el proceso de enseñanza y de aprendizaje.

a) La información de qué es correcto y qué es incorrecto b) Por qué está correcto y por qué incorrecto y c) posibles alternativas de solución o estrategias de mejoramiento. Todo esto inmerso en un ambiente de diálogo significativo en que cada uno de los entes interactuantes sea partícipe de un proceso crítico de construcción.

Algunos autores llaman perceptor o receptor, a toda persona que conscientemente reciba, interprete y responda los mensajes provenientes del medio en que se encuentra inmerso.
El comunicador o emisor, es quien produce y transmite el mensaje, a través de códigos que conoce el perceptor. Es muy importante que los canales o medios que utiliza el comunicador sean los mejores y se encuentren en óptimas condiciones.

Es bien cierto que dependiendo de la calidad de comunicación que establezcamos con nuestros alumnos, traerá como consecuencia el éxito y la armonía con el objetivo de obtener los mejores resultados académicos.

En la educación tradicional prima el modelo unidireccional de comunicación, llamado modelo bancario de comunicación. Se caracteriza por ser de tipo transmisor porque el profesor (emisor) deposita información en sus estudiantes (los receptores) para que sea reproducida fielmente. El emisor envía mensajes permanentemente a sus receptores y estos mensajes no tienen retorno, no tienen respuestas porque no hay interactividad, ni comunicación de doble vía. Sabemos de la urgencia de cambiar los paradigmas tradicionales en cuestión de comunicación, para darle otro sentido al establecimiento de las relaciones con los alumnos.

El uso pedagógico de las nuevas tecnologías en la educación obliga a la interactividad; que se puede dar a través de teléfono, chat, correo electrónico, correo tradicional. Los mensajes que se articulen a través de estos medios deben ser bidireccionales para que refuercen la retroalimentación y la libre interacción de los estudiantes con sus profesores y entre ellos mismos saliendo del aislamiento y remontando las barreras tradicionales de espacio y de tiempo.
Estas nuevas formas de establecer comunicación con los alumnos son muy buenas porque ayudan precisamente en el punto de la retroalimentación, aunque también habría que pensar en las limitaciones que se puedan dar en este contexto.
Las relaciones pedagógicas que se pueden establecer a través de estas nuevas tecnologías, son actos intrínsecamente culturales que inciden profundamente en la calidad de la educación y en el desarrollo humano
Finalmente resulta muy importante resaltar un elemento llamado: mediación pedagógica, haciendo la referencia textual:
"Llamamos mediación pedagógica a toda intervención capaz de promover y acompañar el aprendizaje de nuestros interlocutores, es decir, de promover en los educandos la tarea de construirse y de apropiarse del mundo y de sí mismos". Daniel prieto Castillo (1995) y Francisco Gutiérrez.
El saber con claridad el concepto de mediación pedagógica nos ayuda saber como aplicarlo de manera correcta para lograr los objetivos planeados.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada